Scroll Horizontal
Me gustó el cuento de Sandra Mejia -La Salida- en el CONCURSO de la Ilustración a la Palabra. ¡Lo recomiendo!



Portada "La Salida" por Sandra Mejia y Javier Gacharná

bar
Ilustración "Sin Titulo"

 

swirl LA SALIDA swirl

Las escaleras se estaban haciendo más angostas, así que Sebastián puso su mano sobre la piedra fría para sostenerse. En ese momento, se escuchó un ruido ensordecedor y las paredes se abrieron. Un monstruo enorme se acercó, asustándolo por su gran tamaño y por las serpientes que rodeaban su cabeza.Pero el gigante estiró la mano y sujetó al dragón tirador de cuervos que aguardaba silencioso para devorar a quien se atreviera a abrir la puerta. Así supo que el gran ogro de las culebras estaba ahí para ayudarlo.

Detrás de Sebastián, caminaba Sid, ese que muchos llamaban amigo imaginario. Ellos no lo sabían, pero las almas de todos aquellos que se habían atrevido a soñar y habían perecido intentando encontrar la salida, los seguían de cerca con la esperanza de que esta vez alguien lo lograra y demostrara que no habían muerto en vano.

Habían decidido escapar porque los seres que habitaban ese planeta lo estaban destruyendo, arrasando con lo que encontraban a su paso, dejándolo gris y roído.

Lo peor era que hasta lo verde se había acabado y los animales se habían extinguido. Todos esos individuos eran iguales, buscando siempre acumular más riquezas sin importarles nada. La manera de mantener ese sistema era mediante el control, especialmente de las mentes de los jóvenes y niños como Sebastián que muchas veces tenían ideas. Y las ideas eran muy peligrosas, sobretodo si eran para buscar salidas. Para evitar eso, utilizaban el miedo y difundieron el rumor de que la puerta de escape estaba cuidada por un dragón tirador de cuervos que devoraría a quien se atreviera a pasar por ahí. Además, tenían espías virtuales por todos lados que seguían de cerca los movimientos de cada ser.

Por eso, tendrían que ser muy cautelosos. Habían llegado demasiado lejos como para detenerse ahora. Estaban muy cerca del final y con la ayuda del monstruo de las culebras todo parecía posible. Él usó su poder para abrir la puerta y su tamaño para esconderlos de los espías mientras cruzaban. En ese instante, las almas que los seguían desaparecieron, descansando en paz finalmente porque sus esfuerzos y sus ideas habían valido la pena.


bar


 

 

Sebastián y Sid no sabían con certeza con qué se encontrarían al entrar, pues nunca nadie lo había logrado, pero decidieron vencer el temor. En el umbral se miraron, recordaron los ideales que los habían llevado hasta ese punto… y entraron.

*Si te gustó el cuento, te invitamos a contarnos por que debería ganar en:

Autores

Sandra Mejía Sandra Mejía {Escritora}:

Nací en Medellín, Colombia. Después de trabajar varios años en proyectos sociales y en áreas administrativas, decidí dedicarme a lo que me hace realmente feliz: la ilustración. Desde hace dos años trabajo freelance, desarrollando proyectos para empresas o para clientes particulares, pintando acuarelas y cuadros en acrílico y creando productos ilustrados como bolsos, cojines, tarjetas, entre otros.

http://www.sandramejiaart.com

   
Dis.Javier Gacharná Javier Gacharná {Ilustrador}:

Profesional en Diseño Gráfico e Ilustrador de la Universidad Jorge Tadeo Lozano, con estudios de alta gerencia en negocios internacionales de la Universidad El Externado y Proexport. Apasionado en el emprendimiento de proyectos editoriales, donde prima la ilustración y el trabajo del diseñador gráfico, aprovechando su conocimiento de la tecnología y la gestión de internacionalización, para impulsar el talento colombiano en un campo global. {Bogotá - Colombia}

http://www.flickr.com/photos/gacharna

Patrocinios

patrocinios